lunes, 23 de febrero de 2015

SIN MEMORIA: Capitulos 21, 22 y 23



CAPITULO 21:

Estaba naciendo un nuevo día, y ninguno de los tres habíamos dormido nada, la preocupación invadía nuestras mentes, hoy era el día, Mac Foster mandaría la señal a los androides, y las calles de la ciudad serian un desastre.
Estábamos indecisos, ¿Cómo debíamos actuar?, ¿Debíamos advertirles a las autoridades de la ciudad o debíamos impedirlo por nuestras propias manos?
Mac Foster invitó a que toda la ciudad se congregara en el centro comercial al mediodía de ese mismo día, allí daría a conocer “la gran sorpresa” que le tenía preparada, claro nosotros ya sabíamos de qué se trataba, pero el resto de la ciudad lo desconocía ingenuamente.
Era el mediodía y nosotros al igual que el resto de la ciudad nos encontrábamos en el centro comercial, incluso Malraux y sus científicos también se encontraban en el lugar, pero por suerte estábamos con los mismos disfraces del otro día, por lo tanto ignoraban nuestra presencia.
En el escenario se encontraba Mac Foster, y detrás de él estaban aproximadamente cincuenta Troyanos formados en cinco cuadrillas, esto nos olía mal, debíamos actuar rápido, antes que sea imposible volver a atrás.
Mac Foster caminó lentamente hasta el micrófono que se encontraba en medio del escenario y habló, con esa carisma que lo caracterizaba:
_ Saludo a la gente de mi hermosa ciudad, y como los amo tanto, he traído la sorpresa que les prometí, se que la han estado esperando con entusiasmo, y si es cierto que cambiara la vida de cada uno de los que están aquí presente, incluyéndome a mi…_
_ ¡No lo escuchen!_ Grite y me adelante subiendo al escenario, no soportaba escuchar tantas mentiras, ahora mismo les revelaría a todos la verdad, habíamos planeado otro plan, pero no pude esperar tanto, así que continúe hablando _ ¡Es un mentiroso!, ¡Sus troyanos esperan recibir una señal que los vuelva hostiles y violentos contra nosotros!_ Mac Foster me miró impactado, pero luego cambio su rostro de impresión a burlón.
_ ¡¿Qué?! ¿la escucharon?_ Le preguntó a la gente envuelto en una tormenta de carcajadas, contagiando a la multitud dejándome ver como una loca, que se encontraba fuera de sí.
Liam y mi padre me observaban consternados, seguramente pensaban que había echado todo a perder, pero no, sabía muy bien lo que estaba haciendo:
_ ¿A caso creen que estoy loca?_ Entonces en ese momento me quite la peluca, dejándome ver, la multitud no entendía nada, pero los rostros de los científicos, del coronel y de Mac Foster se transformaron, me miraban estupefactos, boquiabiertos e inmóviles, no se esperaban eso, pero Mac Foster cambió nuevamente su rostro y continuo burlándose de mí:
_ ¡Yo no la conozco!, ¿Y ustedes?_ Decía descosquillándose de risa mientras me mira de una forma muy perturbadora, clavando sus redondos ojos en los míos, me estaba amenazando.
_ ¡No finjas que no la conoces!_ Grito Liam desde la multitud, y todos al instante voltearon a verlo _ Tu, tu mandaste a secuestrarla, la necesitabas para construir la nueva generación de tus androides_ Todos miraban a Liam, algunos se reían, otros comenzaban a impacientarse o asustarse.
_ Ellos explotaron mi casa y mi laboratorio por raptarla, yo soy su padre, y he creado un humano mitad androide_
Mac Foster dio dos pasos firmes y grito señalando a mi padre:
_ ¡Esa es una acusación muy arriesgada!, y ni siquiera es cierta, no tienen como demostrar lo que dicen, así que lárguense del centro comercial, antes que las autoridades los obliguen a salir de aquí por la fuerza_
El Coronel Malraux toma a mi padre del antebrazo para acompañarlo a la salida, pero mi padre se negó:
_ ¡No te atrevas! Me niego a dejar el centro comercial sabiendo lo que traman_ Le decía mi padre muy enojado mientras quitaba su brazo de los dedos del coronel.
En ese momento me di cuenta que debía probar lo que decía, tenía que mostrarle a la gente que realmente era un androide.
Así que me agache e introduje mis dedos en las maderas que formaban el escenario, y quite varias como si fueran hojas de papel que arrancaba de un viejo libro, toda la gente me miró asombrada, aquellas maderas del escenario estaban unidas entre sí por fuertes clavos y pegamentos, y solo se podían desprender con las herramientas adecuadas.
Hubo un momento de silencio, y luego comenzaron a sentirse pequeños rumores, la audiencia hablaba, unos se preguntaban a otros en voz baja:
_ ¿Sera cierto?, ¿Ella es un androide?_
_ Y si lo que dicen es cierto, ¿Qué nos pasara a todos ahora?_
Max Foster da media vuelta y me observa fijamente frunciendo su entrecejo mientras hundía su maligna mirada en mí, era una persona muy intimidante, y a continuación de esta mirada me dice muy pausadamente, pero con voz fuerte para que todos lo oyeran:
_ ¡Ya que las cosas no funcionaron como las planee!, creo que debo enviar la señal ahora mismo_ Y dando media vuelta otra vez, miró a la multitud sacando de su bolsillo un pequeño artefacto plano con una pequeña pantalla que mostraba el mensaje que enviaría a todos los troyanos, pero antes que pueda enviar la señal, la multitud entendió la gravedad del problema, y
comenzó a subir el escenario para quitarle el aparato a Mac Foster, el científico dio unos pasos hacia tras esquivando las manos de las personas, los esfuerzos de la gente de la ciudad fueron en vano, porque Mac Foster a pesar de estar rodeado por una muchedumbre enfurecida se las arreglo para oprimir la tecla de envío de aquel artefacto, celebrando con una carcajada les decía a todos:
_ Ya está hecho, el mensaje está siendo enviado, y en unos segundos todos estarán bajo mi autoridad, la ciudad tendrá un nuevo orden social, y yo estaré a la cabeza de todos, y los troyanos me aseguraran eso_ Sus horrendas carcajadas retumbaban el techo del centro comercial haciéndolo estremecer todo.
En un instante los troyanos encendieron sus luces azules, y por sus ojos vidriosos pasaron números y letras que subían y bajaban bailando por sus orbitas, estaban recibiendo el mensaje.
Ya recibido el código sus ojos quedaron limpios de comandos, e inmediatamente desenvainaron sus armas, y saltando del escenario atacando a la gente, mucha gente murió en el acto, pero la mayoría salió del centro comercial escapando de las balas y de las espadas de los androides, mi padre y Liam subieron al escenario esquivando la gente que huía y escondiéndose de los violentos Troyanos.
Mac Foster reía observando el espectáculo, yo tenía muchas cosas que decirle, pero eran tantas que no sabía por dónde empezar, mi padre se abalanzó sobre él, golpeándolo con el bastón que era parte de su disfraz:
_ ¡Malnacido!, te mereces que te… _ Mac Foster lo interrumpió deteniendo el bastón con su mano.
_ ¡Ya está hecho!, la victoria es mía, yo soy el único que puede manejar a los Troyanos_ Y escribiendo en su artefacto, presionando diferentes teclas exclamó _ ¡Troyanos!, escóltenme a mi mansión_ Los ocho troyanos más cercanos detuvieron su casería, quedándose inmóviles en su lugar, luego estos rodearon al científico en forma de protección, aquel artefacto controlaba a los androides, podía detener o reanudar la guerra, o pedirle protección.
Un joven muy delgado y pequeño que se ocultaba detrás de un mostrador, se escudriño entre los Troyanos con una agilidad y rapidez impresionante llegando al centro del circulo, y le robó a Mac Foster de sus manos el artefacto, el científico quiso recuperar el artefacto, pero el joven lo arrogó al suelo con fuerza y luego lo piso varias veces mientras exclamaba:
_ Esto debe desactivar a los robots, ¡Nos dejaran por fin tranquilos!_
_ ¡Nooooooo!, ¡¿Qué has hecho insolente?!_ Exclamaba tirando al joven al suelo de un solo golpe.
Los troyanos miraron su control hecho trizas en el suelo y luego miraron a Mac Foster, no sabían qué hacer, estaban confundidos, uno de los androides exclamó con su voz metalizada:
_ ¡Error!, esperando comando de activación_ Los robots repetían esta frase reiteradamente, en sus ojos comenzaron a pasar comandos, como si estuvieran buscando una respuesta a su confusión.
_ ¿Qué está sucediendo?_ Le pregunto Liam a mi padre.
_ Parece que los androides están buscando una solución a su falta de ordenes_
Los androides volvieron a hablar, todos en coro:
_ Buscando última orden recibida… “humanos amenaza” _ Los robots se colocaron en posición de ataque mirándonos, los únicos humanos en el lugar a la vista éramos nosotros, incluyendo Mac Foster y sus secuaces, todos corrimos a lo largo del centro comercial, Mac Foster y Malraux corrían detrás de nosotros escapando también de los troyanos, ellos al ser humanos, también eran una amenaza. Mi padre quería detenerlos, pero Liam y yo se lo negamos no había suficiente tiempo, los Troyanos estaban unos metros atrás de nosotros.
Los Troyanos lograron alcanzar a los científicos y al coronel, eso nos dió tiempo para alejarnos un poco de ellos, solo quedábamos cinco, Mac Foster, Liam, mi padre, yo, y el adolescente que había destruido el control de los Troyanos.
Los cinco ingresamos en un local de comida, los Troyanos nos pisaban los talones, corrimos con todas nuestras fuerzas y entramos en una heladera tan grande como una habitación, los últimos en ingresar fueron Liam y mi padre, los cuales cerraron la puerta unos segundos antes que entren los robots.
Estábamos encerrados con un hombre despreciable, culpable de lo que estábamos viviendo, y fuera nos acechaban ocho Troyanos, los mismos que al principio protegían a su creador.

CAPITULO 22:

Las paredes de la heladera estaban cubiertas por fuertes estantes que albergaban comida congelada, desde carnes ovinas hasta pescados y jamones, había también decenas de cajones que apilados unos sobre otros como solidas torres guardaban en su interior latas y botellas de diferentes jugos bebibles.
Liam y mi padre sostenían la puerta, los troyanos intentaban ingresar, y lo estaban haciendo, la puerta estaba cediendo, y a menos que se actuara rápido, en unos segundos tendríamos a los Troyanos dentro, así que gire sobre mi misma inspeccionando el lugar, a ver que podría ser útil para esta ocasión, al ver las pilas de cajones, las empecé a empujar contra la puerta, el joven desconocido al entender mi plan me ayudó a colocar los cajones mientras los demás sostenían la puerta, excepto Mac Foster que estaba bastante perplejo como para ayudar en algo, solo se sentó sobre un cajón mirando al vacio de su mente, nadie sabe qué es lo que habrá pasado por su cabeza en ese desesperante momento.
Con la entrada ya asegurada mire al joven desconocido y le agradecí por la ayuda:
_ Gracias _ El joven me respondió con una tímida sonrisa _ ¿Cuál es tu nombre?_
_ Dennis, y ¿Es cierto que eres un androide?, porque no luces como uno_
_ ¡Oh, Dennis! Soy mitad androide y la otra mitad humano, naci de la unión del ADN con el metal_
_ ¡Wau!, ¡Asombroso!, ¿Y duermes y te alimentas como nosotros?_
_ Sí, pero no con tanta frecuencia, al ser mitad humano, solo necesito la mitad del alimento que consume un humano cualquiera_ Dennis escuchaba mis palabras con mucha atención y asombro.
_ Entonces si eres mitad androide, ¿Los troyanos te ven como ellos o como un humano?_ Me preguntó el joven curiosamente, sin darse cuenta que aquella pregunta sería fundamental para salvar a la humanidad.
_ No lo se_ Le respondí consternada, era una difícil pregunta de responder.
Pero Mac Foster que había escuchado la pregunta, se acercó a nosotros con los ojos brillantes del entusiasmo y con su rostro iluminado por una enorme sonrisa para unirse a la conversación, parecía tener una idea, todos giramos a verlo, no esperábamos escuchar su voz por ningún motivo, lo detestábamos demasiado como para tolerar sus opiniones, pero sin embargo hablo:
_ ¡Debemos averiguarlo!_ Me dijo mientras reía.
_ ¡¿Qué?! Es peligroso, podría pasarle cualquier cosa, ¿Y si la consideran humano?_ Dijo Liam con el ánimo algo precipitado.
_ ¿Y si la consideran un androide?_ Preguntó Mac Foster con gesto esperanzado.
_ Mac Foster tiene razón_ Le dije tomando la mano de Liam con suavidad y cariño _ Si soy inmune a ellos, sería la solución, ¡Podría escabullirme entre ellos y…!_
_ ¿Y qué?, ¿Matarlos uno a uno?, en el primer intento violento te mataran sin remedio_ Liam apretaba mi mano, como si no quisiera dejarme ir.
_ No hace falta _ Dijo extrañamente Mac Foster levantando sus cejas.
_ ¡Tu cierra la boca!, ya tenemos suficiente con los Troyanos, los cuales no son ni nada menos que ¡tú culpa!_ Increpó Liam mirándolo cara a cara frunciendo su entrecejo amonestador contra su rostro.
_ Déjalo hablar_ Le dije a Liam tiernamente, él cual bajo la guardia de inmediato.
Mac Foster se paró en medio de la habitación, la cual se encontraba muy fría, y bien erguido y con aire muy inspirador habló:
_ Si Nadine resultara no ser una amenaza para los robots, podría caminar tranquilamente hasta donde se encuentra el control destruido y traérmelo para que… _
_ Yo lo arreglare_ Interrumpió mi padre al científico uniéndose a la conversación_ No dejare que tú arregles el control, no confió en ti, yo me encargare… _
_ ¡Es lo justo!, no soy digno de confianza, ni siquiera después de estar arrepentido por mis imprudentes acciones_ Dijo Mac Foster vergonzosamente, pero todos seguíamos desconfiando de él, y no creíamos realmente que estuviera arrepentido.
_ ¡Tus malignos planes!, no fueron imprudentes acciones, tú no eres la pobre victima aquí_ Le recordó mi padre, el cual había incluido a Mac Foster en su lista de enemigos.

CAPITULO 23:

Debíamos decidir algo, era peligroso permanecer mucho tiempo más en la heladera, el frio se estaba sintiendo en nuestras extremidades, a pesar de que habíamos bajado el reloj de la heladera al mínimo, los efectos de la hipotermia se venían avecinando muy lentamente.
Luego de una larga discusión, llegamos a un acuerdo:
_ Esto es lo que debes hacer, escabullirte entre los robot gladiadores y regresar sin ser vista_ Decía mi padre, todavía manteniendo el tono sarcástico, no le había convencido la solución a la que habíamos llegado.
_ ¡¿Cómo harás para que no te reconozcan como humano?!_ Me preguntó mi amigo, una sabia pregunta.
_ Yo puedo responderles eso…_ Nos dijo Mac Foster, con su típico tono de vos de científico, orgulloso de dar claras soluciones a los problemas que agobian a la humanidad_ Debes de demostrarle que eres un androide, de lo contrario te verán ordinaria como un humano_
_ ¿Y cómo hare eso?_
_ Los troyanos tienen en sus sistema una serie de características grabadas para identificar a los humanos, que se basan en su aspecto y conducta_ Nos respondió el científico.
_ Entonces debo actuar y lucir como un androide, no sé como hare eso_
_ Tu padre y yo te acompañaremos_ Me dijo Liam.
_ Es imposible, a ustedes los atacara si o si, debo ir sola para comprobar si a mí me atacaran también, además no olviden que soy más fuerte que ustedes…_
_ No iras sola bajo ninguna circunstancia, cruzaras el centro comercial acompañada por nosotros dos_ Me decía mi padre mirándome fijamente _ Se que eres más fuerte que nosotros, pero yo no me puedo permitir dejarte marchar sola por el centro comercial, nunca me podría perdonar si algo te pasara y yo no estuve allí para ayudarte_
_ Yo también los acompañare_ Decía Dennis uniéndose.
_ Alguien tendrá que esperarlos con las puertas abiertas para cuando vuelvan_ Decía Mac Foster señalando la puerta de la heladera.
_ ¿Podemos confiar en que nos abrirás la puerta y no nos dejaras afuera con los androides?_ Le preguntaba mi padre mirándolo por encima de sus lentes.
_ Claro que lo hare, como se te ocurre semejante cosa_

---

Puedes bajar el libro completo en el siguiente LINK:
http://www47.zippyshare.com/v/LvmRQA8F/file.html

O esperar a mañana a que suba el siguiente capitulo.

Desde ya muchisimas gracias por leer. 


1 comentario:

  1. Je, je, je. A Mac Foster le salió el tiro por la culata. Je, je, je. Aunque ahora no sé si está verdaderamente arrepentido de lo que hizo o es un gran cínico. Ya se acerca el final y, a pesar de que suene tonto, me da algo de penita que termine. Je, je, je.

    Mañana sabremos si detendrán a los Troyanos o la humanidad quedará sometida por los androides. Genial como siempre. ¡Saludos y un gran abrazo!

    ResponderEliminar