martes, 18 de agosto de 2015

El tercer piso está prohibido

                
La niña tenía prohibido subir al tercer piso. Ella no sabía porque, pero debía obedecer, su abuela era una mujer muy severa, que no dudaría en imponerle un duro castigo.  
           Sus ojos citrinos se perdían al mirar la profundidad de la escalera en espiral, anhelando intrigada, ¿Qué se esconderá más allá?   
           Sus padres habían muerto hacía mucho, la peste los alcanzó, dejándola huérfana a tan temprana edad. Su abuela tuvo que hacerse cargo y cuidar de ella desde bebé.  
           Su abuela, era una viuda de cuerpo levemente curvado, con el cabello largo y blanquecino, era muy inflexible cuando se trataba de subir al tercer piso. Podía jugar a lo que quisiera, comer lo que le apeteciera, mientras no subiera un solo pie en aquel lugar.
La prohibición trae curiosidad. Algunas personas son menos capaces de mantenerse lejos de aquello desconocido, que llama, como si tuviera boca, a ser descubierto de su escondite. Citrina era de aquellas personas que no soportan la curiosidad, la niña siempre miraba la escalera, anhelando y planeando.
Citrina cada día sentía un impulso crecer en su interior, era la curiosidad, que no la dejaba vivir en paz. Para distraerse de aquel sentimiento tomó una pequeña pelota, y la lanzó contra la pared del living, una y otra vez. Concentrándose en el sonido hueco que producía el rebote. En uno de aquellos tiros, la pelota se desvió, chocando contra un gigante cuadro colgado en la pared. La pintura se tambaleó peligrosamente, Citrina corrió a rescatarla antes de que caiga al suelo y se propusiera un desastre, no quería ver el rostro de su abuela si llegaba a romper el retrato del abuelo.   
Una vez que el peligro pasó, la niña contempló el cuadro en su lugar, era un retrato de su abuelo cuando era joven, según había escuchado, pintado un tiempo antes de su muerte, en aquella captura no aparentaba más de treinta años, tenía el cabello azabache, lacio y largo, un rostro de facciones misteriosas, y ojos oscuros que escondían en sus pupilas un recóndito misterio. Citrina se alejó del cuadro muy impresionada, sintiendo como le recorría la piel de gallina por los brazos y espalda. Siempre le había dado miedo aquel cuadro.       
Unos días después, la abuela debía irse de compras, dejando a su nieta sola, ella prometió portarse bien y no acercarse al último piso.   
Citrina esperó a que su abuela se fuera, y cuando se aseguró que ya no volvería en un buen rato, tomó una escalera de madera y la arrastró por la escalera caracol. La escalera de piedra llegaba hasta el segundo piso, los últimos escalones habían sido removidos luego de que la niña intentara desobedecer la orden de mantenerse alejada. Le costó, pero logró subir la escalera, la paró en el último escalón y se dispuso a trepar por ella. Debía actuar rápido, pensó, una miradita y listo, su abuela podía volver en cualquier momento.    
Fue subiendo con cautela, agarrándose de la baranda, la cual le extrañó bastante, era un enorme tubo de piedra, que parecía ensancharse cada vez que ascendía.  
Lo que encontró en el tercer piso la sorprendió, hizo que sus pies temblaran, su cabeza sintió vértigo, y le pareció que todo a su alrededor giraba. Aquellos ojos oscuros la desorbitaron, supo que secreto era el que guardaban. En un principio pensó que pudo haber sido otro retrato de su abuelo, pero sabía que estaba equivocada, aquellos ojos de piedra tenían vida, su cabello se abría como un pulpo, su rostro denotaba fiereza, la baranda no era una baranda, era su cuerpo serpentino que se enrollaba alrededor de la escalera.  
La niña gritó, y su grito despertó a su abuelo, su rostro se movió lentamente, al igual que su cuerpo. Se estaba enrollando alrededor de ella, iba a matarla. Ella luchó, se deslizó con fuerza hacía abajo, intentando librarse de su asesino abrazo.  

Citrina cayó por la escalera, rodando, golpeándose fuertemente la nuca. Toda adolorida, volteó sobre el suelo, mirando hacía el tercer piso, viendo como su abuelo se terminaba de enrollar, cerrando completamente la entrada a su guarida.     

20 comentarios:

  1. me impresiono la historia y es un excelente trabajo
    bastante completo felicidades compañera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ana por leer y comentar. Me alegro que le haya gustado mi cuento.
      Un saludo :D

      Eliminar
  2. Así que su abuelo era una criatura extraña o se tornó así por algún motivo. Sea lo que fuere, parece que ya no tiene humanidad porque intento matarla, o bien se enrolló a sí mismo para evitar que ella vuelva a subir; puede que no le guste que su nieta lo vea así.

    Aunque por poco pensé que la niña iba a morir con semejante golpe en una parte crítica del cuerpo. Tuvo suerte. Je, je, je.

    Que tengas un lindo día. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nahuel, gracias por leer.

      Mi primera intención fue matarla, pero me dio lástima porque era una nena y todo eso, así que le perdone la vida jaja.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La curiosidad, en la ficciones, puede llevar tanto a una muerte violenta como a una revelación.
    ¿Será el abuelo biológico? ¿Habrá sido siempre así? Eso podría significar que Citrina no sea del todo humano. Y que en algún momento se transforme en un ser híbrido. Tal vez por eso no se mató con el golpe en la nuca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusto mucho tu teoría, es posible que Citrina sea lo mismo que el abuelo,como que no.

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Hola, estaba navegando y encontré tu blog, me ha gustado mucho, ya te sigo
    te dejo mi blog por si quieres checarlo ;)
    http://roseteemperador.blogspot.mx
    ¡SALUDOS!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por seguirme, me alegro que te guste el blog.
    Yo tambien te sigo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. gracias!, no te veo :s
    pero espero leernos pronto ;)
    P.D. insisto, tú blog me gusta

    ResponderEliminar
  7. Buen relato, me agrada tu narrativa, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Oscar por leer y comentar.
      Me alegro que le guste mi cuento.
      Buen fin de seman!!

      Eliminar
  8. Acabo de encontrarte por casualidad y me gusta lo que leo, me quedo, ahora si te parece bien te invito a pasar por mi blog, y si encuentras algo interesante puedes quedarte, así intercambiaremos opiniones sobre nuestra escritura.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida al blog!!! me alegro que te guste.
      Voy a pasame por el tuyo.
      UN SALUDO

      Eliminar
  9. Siento que le falto, es decir, la historia te va envolviendo y de repente, se acaba. Aún así me encanto. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por leer y comentar.

      Puede que el final sea muy abrupto, talvez debi dedicarle un poco más de tiempo.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Hola Cynthia!

    Gauuu, menudo relato y menudo final. Me sorprendió mucho la verdad, es muy original. Me hubiera gustado que continuara, deja con más ganas jejeje aunque así tienen más encanto estas historias. Yo también comparto la teoría de que la nieta puede ser algo parecida a su abuelo, ¿por qué no? ejeje¡Un placer leerte!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fran por leer y comentar.

      Me alegro que te haya gustado, a pesar de su final abrupto.

      Un saludo.

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. buen cuento... me gusto... mas si hubiera sido mas tejido, afilado... definitivamente me engancho y creo q lo abrupto del final juega casi en su favor... una pregunta... citrina-cynthia? mmm se puede leer x encima d las letras.
    buen trabajo no dejes de escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Osvaldo por leer, es cierto, el nombre se parece, pero fue accidental, le coloque ese nombre por sus ojos color miel.
      Me alegro que le haya gustado el cuento.

      Eliminar