sábado, 28 de febrero de 2015

Reflejo paralelo

Cuanta una remota leyenda, que en los confines del aura se esconde un espejo, espejo de reflejo paralelo a la realidad, donde lo lindo es feo y lo bueno es malo, donde lo vivo esta muerto y los que se alegran sufren. ¿Cómo podría existir tal artefacto?  
Una joven de semejante curiosidad y sed por la aventura, un día escuchó la leyenda, fue entonces cuando la inquietud la embargó. Anhelaba verse en aquel espejo, y saber que se reflejaría. Pasó meses recaudando información sobre aquel rumor.    
Un libro ocultó en una vieja biblioteca abandonada, le reveló una posible ubicación del espejo, la joven leyó las páginas amarillentas mientras sentía que la adrenalina le inundaba el corazón:
“Donde la tierra termina, y su reino levanta el océano, debajo del cielo entre la noche y el día, el espejo se forma y del vientre de la aurora su reflejo se desprende”     
Un velero la muchacha alquiló, y sin vacilar se lanzó a alta mar. Surcó el ancho océano, hasta su culminación, ahí donde el plano planeta viste uno de sus cuatro limites.
Allí entre el cielo y la tierra el aura intermedia nacía, envuelta en colores bailaba y escondía en su interior un enorme espejo.
La joven entusiasta corrió hacia él espejo, pero no vió nada, solo había un reflejo gris sin ninguna forma. Primero sintió desilusión, y luego se enojó, había recorrido tanto mar para ver un espejo que ni siquiera servía. 
Antes de marcharse de vuelta se quedó mirando el espejo por largos minutos, estaba guardando la imagen en su memoria, a pesar de ser inservible era muy hermoso.
La superficie del espejo, se veía áspera, sintió curiosidad por tocar aquella extraña faz.
Extendió su mano lentamente y con su dedo índice tocó el reflejo gris del espejo.
La superficie era fría, y parecía que aquella helada temperatura se contagiaba por él resto de su brazo. Retiró su mano velozmente. ¿Qué había sucedido?  
Volvió a estirar su brazo, pero esta vez no tocó la superficie del espejo, si no que la atravesó.     
De repente se encontró en otra realidad, el mundo se había vuelto escuro y tenebroso, la tierra escupía fuego de sus entrañas, y no había agua por ningún lado. La faz del planeta era pisado por seres horrendos, sombras caminantes y monstruos alados.
Sintió tremendo miedo del mundo que la rodeaba, y era extraño, ella no era una chica cobarde, intentó volver a traspasar el espejo, pero ya no era posible, desde esa realidad el espejo era solido. 
A su lado había un anciano sentado en el suelo llorando, y cuando la vió se acercó a ella corriendo mientras le decía:
“Yo antes de cruzar el espejo, era un hombre fuerte y valiente, ahora me paso los días llorando en un rincón y con el cuerpo frágil”
Al escucharlo creyó que debía compadecerse de él, pero no lo hizo, no sintió el mínimo de pena por aquel pobre hombre, en su otra realidad ella era un alma sensible y apasionada, aquí se había vuelto fría e indiferente, y aun que lo sabía no podía actuar de una manera distinta.
El anciano siguió hablando, la joven lo escuchó de muy mala gana, le molestaba que le hablara y le fastidiaba su simple presencia:
“Yo era un hombre muy callado y tonto, pero ahora tengo una extraña necesidad por decir muchas cosas, y nunca parar de hablar, además aquí dentro mi mente se ha abierto, comprendo muchas cosas que antes no comprendía, incluso sé cómo salir de aquí”
Esta vez la joven comenzó a escucharlo con interés, pero antes le pregunto “Si sabes cómo salir de aquí ¿Por qué no te has ido antes?”, el anciano le respondió: 
“No he podido porque estoy muy débil, apenas puedo mantenerme en pie, es una teoría, pero suena bastante convincente” El anciano camino hacia el espejo y lo señaló con su delgado dedo huesudo “Nosotros llegamos a esta realidad atravesando el espejo, que supongo debe ser en aquella realidad de un material inconsistente fácil de atravesar, pero aquí es su contraste, totalmente solido, impenetrable, creería que deberíamos romper su consistencia para poder atravesarlo”
“¿Cómo hare eso?”
El anciano le dio una piedra rígida.
La joven entendió de inmediato lo que debía hacer.
Tomó distancia del espejo y con toda la fuerza que pudo recaudar en su brazo arrojó la roca contra el espejo.
La superficie del espejo estalló como el cristal, dejando en su interior una abertura lo bastante amplia para que una persona lo traspasara. Pero debieron darse prima, por que el agujero en el espejo lentamente comenzaba a regenerarse y a cerrarse.
La joven saltó por el agujero, y por detrás la siguió el anciano, que con mucha dificultad logró pasar por la abertura. 

Desde la realidad correspondiente observaron como el espejo volvía a componerse, y donde se hallaba el enorme hoyo solo se encontraba la superficie gris del espejo, como si nunca hubiera estallado hacía unos minutos atrás y lucido una amplia grieta en su centro.     

13 comentarios:

  1. Que suerte que lograron regresar. Esa realidad se veía horrible. El refrán dice que "la curiosidad mató al gato", pero al parecer la joven se salvó de ese fatídico destino o de nunca regresar a su realidad. Espero que haya aprendido la lección. Je, je, je.

    Un cuento intrigante. Muy buenas tardes. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, la verdad hacía ucho que quería escribir este cuento, pero no sabía coo. Espero que haya quedado bien. UN SALUDO

      Eliminar
  2. A mi entender, quedó bien.

    Cuando sientas ganas de escribir algo y no sabes cómo intenta plasmar lo que te salga y luego analiza cómo mejorarlo. Si no lo consigues en las primeras veces, descansa vuelve a intentarlo cuando te sientas lista. Tarde o temprano quedará como crees que debería ser.

    Espero que esto te sirva en alguna oportunidad. ¡Hasta la próxima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el consejo, no dudaré en ponerlo en práctica, no importa si me lleva mucho tiempo terminar un relato, aun que a veces es medio fustrante. SALUDO

      Eliminar
    2. Sí, es frustrante quedar atorado en alguna parte. Gajes del oficio, supongo, je, je, je, je. Lo importante es no desistir. Dejarlo de lado por un rato, sí; pero desistir no, a no ser que lo que escribas no expresa lo que realmente quieras expresar. ¡Hasta la próxima!

      Eliminar
  3. Querida Cynthia:

    Aunque le recomiendase algunos ajustes en la puntuación,
    para que el texto propiciase mejor ritmo de lectura,
    es realmente uma historia inventiva e intrigante.

    Además, podría dar lugar a una novela fantástica y atractiva.

    ¡Enhorabuena!

    Tasso Assunção

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer y comentar.

      Es cierto que necesito mejorar mi redacción, eso se corregira con el tiempo y la práctica.

      Es un gusto recibir sus comentarios y sus crítcas constructivas para ir mejorando como escritora.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Hay beses ke te reflejas en el espejo y tebes felis pero al otro lado del espejo esta tu lado mas hoscuro porke lo ke tienes es la bondad de tu interior pero muy profundo esta tu maldad esperando como una bomba asta ke sele agote la pasiensia

      Eliminar
    3. Muy buena reflexión, el espejo no es más que una máscara hipócrita ocultando nuestro verdadero ser.

      Gracias por visitar mi blog y comentar.

      Un saludo

      Eliminar
  4. La dualidad del hombre, el bien y el mal, el amor y la soledad, la razón y los instintos. Cuántas guerras internas se libran en nuestro pequeño mundo interior; el reflejo de un espejo es efímero y de la vigilia al sueño hay varias sendas y no todas tienen dueño. El ser humano es una incógnita que nada en aguas cristalinas y en ciénagas por igual.

    Me ha gustado mucho el cuento y me ha hecho reflexionar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchisimo que te haya gustado mi relato.

      Te gradezco por tu comentario tan reflexivo. Es verdad, mi cuento es una alegoría de lo que todos guardamos dentro invisible a los ojos.

      Un saludo!

      Eliminar
  5. Me pregunto de que lado estamos.
    Tal vez estamos de ambos lados, tal vez sin darnos cuenta nos crucemos con espejos similares y cambiamos de mundos sin notarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario y por leer.

      Un saludo :)

      Eliminar